Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    El papel de los trabajadores sociales en el viaje de un refugiado

    Conoce a una trabajadora social que utiliza Open Homes para ayudar a sus clientes refugiados.
    Por Airbnb el 18 de ene de 2019
    Lectura de 5 min
    Actualizado el 7 de dic de 2020

    Destacados

    • Airbnb colabora con organizaciones sin fines de lucro de confianza que ayudan a los refugiados a integrarse en la sociedad y continuar su vida en Estados Unidos.

    • Las organizaciones sin fines de lucro emplean a trabajadores sociales para orientar a las personas que acaban de llegar al país y ayudarlos a encontrar alojamiento, acceso a la educación y trabajo.

    • El programa Open Homes en Airbnb ayuda a encontrar alojamiento para refugiados y quienes buscan asilo mientras los trabajadores sociales buscan una solución a largo plazo.

    Open Homes ahora es Airbnb.org

    El programa Open Homes en Airbnb se ha convertido en Airbnb.org, una nueva organización sin fines de lucro clasificada como 501(c)(3). Gracias por crear la comunidad de Open Homes con nosotros. Estamos muy felices de que formes parte de esta nueva etapa.

    Jennifer Glassmyer recuerda como si fuera ayer la primera vez que recibió a una familia de refugiados en el aeropuerto de Seattle. “Era una familia somalí, compuesta por una madre soltera, embarazada, que viajaba con sus cuatro hijos, uno de los cuales tenía una discapacidad. Era la primera vez que viajaban en avión y estaban nerviosos de tener que pasar la aduana”, cuenta Jennifer.

    “Estaba esperando en la zona de recogida de equipaje junto con una amiga suya a la que habían conocido en el campo de refugiados donde vivieron durante años en Kenia. Hacía unos cinco años que no se veían. Tardaron mucho en salir, pero, en cuanto se vieron, ambas mujeres se echaron a correr la una hacia la otra, se abrazaron y empezaron a hablarse en somalí. Aunque no entendía nada de lo que decían, fue un momento muy emotivo para todos los que estábamos ahí”.

    Jennifer trabaja para el Jewish Family Service (JFS) de Seattle, una de las muchas organizaciones sin fines de lucro que recibe clientes refugiados de nueve agencias nacionales que trabajan con el Departamento de Estado de los Estados Unidos. La comunidad judía estadounidense apoya desde hace mucho tiempo a las comunidades desplazadas porque, como explican en su sitio web, “nuestra comunidad sabe lo que se siente tener que abandonar tu hogar y empezar de nuevo en tierras extranjeras”.

    JFS también colabora con Open Homes para coordinarse con los anfitriones en Airbnb que quieren ofrecer sus alojamientos de manera gratuita para dar hospedaje temporal a refugiados en el área de Seattle. Nos sentamos a platicar con Jennifer para hablar de su trabajo, conocer mejor la experiencia de los refugiados y saber qué la inspira para, en sus palabras, “usar el privilegio de ser ciudadana estadounidense para ayudar a las personas que no lo son”.

    Un trasfondo intercultural

    El interés de Jennifer por trabajar con refugiados surgió cuando estaba en la preparatoria y pasó un año de intercambio en Bélgica. “Enseguida me llamó la atención cuántos refugiados de África del Norte y Oriente Medio había ahí. Era un tema candente en 2012. Era sorprendente el rechazo a la inmigración que se respiraba en el país“.

    De vuelta en Estados Unidos, estudió en la Universidad de Washington y, motivada por su experiencia en Bélgica, decidió incorporarse a un grupo de trabajo para la crisis de los refugiados sirios. Resultó que trabajar con refugiados “combinaba el derecho, la sociología y los idiomas: todas las cosas que más me gustan y apasionan”. Ese grupo de trabajo le facilitó el acceso a JFS, donde ejerció durante más de dos años como trabajadora social y coordinadora de llegadas.

    Trabajo con refugiados

    Un trabajador social ayuda a los refugiados durante los tres primeros meses que están en el país. En el caso del JFS, recibe clientes del Departamento de Estado estadounidense para organizar su reasentamiento.

    “Y si tres meses parece muy poco tiempo... ¡es porque lo es!”, afirma Jennifer. “Por eso, mucho de nuestro trabajo es poner a la gente en contacto con los diversos servicios que necesitarán para una estancia prolongada, como salud, educación y vivienda”.

    Los trabajadores sociales ayudan a las personas a inscribirse en los programas de inglés para extranjeros, conseguir un seguro médico, inscribir a sus hijos en la escuela y la guardería, y a orientarlos en la búsqueda de empleo. Es decir, les ayudan a entender cómo funciona el sistema en el país nuevo, lo que les costaría muchísimo más trabajo sin ayuda.

    ¿Cómo ayuda Open Homes?

    Aunque el objetivo de los trabajadores sociales es encauzar a las familias para que encuentren una estabilidad a largo plazo, contar con un alojamiento temporal suele ser clave en el proceso.

    “Encontrar una vivienda permanente antes de que llegue toda la familia es verdaderamente difícil”, afirma Jennifer. “Antes, nuestra única opción de alojamiento temporal era un hotel, pero es demasiado caro. La colaboración [con Open Homes] nos cayó del cielo”, puesto que cubre los gastos de un alojamiento temporal y proporciona a los recién llegados un lugar acogedor como punto de partida para su nueva vida. Contar con una cocina para poder preparar comida o con un patio donde los niños puedan jugar hace mucha diferencia en los primeros días para una persona refugiada.

    Jennifer dice que JFS “ha tenido una experiencia especialmente positiva hasta ahora con todos los anfitriones [de Open Homes]”. Nos explica que, además, algunos “ya han recibido a refugiados antes y es una causa que realmente les importa”.

    Esto no significa que sea necesario tener experiencia previa para ser anfitrión en Open Homes. Además, nuestros colaboradores se involucrarán activamente durante toda la estancia. Los trabajadores sociales del JFS (o de otras de las agencias que colaboran con Airbnb) inician el proceso enviando mensajes a los posibles anfitriones y concretando todos los detalles de la reservación, y sirven como punto de contacto principal (algo que suele necesitarse a diario) para los huéspedes refugiados durante toda su estancia.

    En el caso de aquellas personas que no pueden ofrecer sus alojamientos, pero quieren involucrarse localmente, existen otras formas de ayudar a la comunidad de los refugiados. Las opciones varían según la región y pueden ser muy diversas: contribuciones en especie, voluntariados, acompañamientos, etc. Jennifer recomienda a las personas interesadas que busquen en internet qué agencias de reasentamiento trabajan en su comunidad y les pregunten directamente cómo pueden echarles una mano.

    Efectos duraderos

    Al reflexionar sobre cómo ha cambiado su perspectiva desde que comenzó a trabajar con refugiados, Jennifer afirma que “cuando creces en Estados Unidos, empezar a trabajar con refugiados a los veintitantos te da una perspectiva extraordinaria en tu forma de ver el mundo. He aprendido a interesarme por los demás; algo que, en mi opinión, fomenta el espíritu de comunidad”.

    Además, “este trabajo también me ha enseñado a usar mi situación privilegiada como ciudadana estadounidense para ayudar a personas que no lo son. Creo que no nos paramos a pensar en que la nacionalidad sea un privilegio, pero definitivamente lo es”, dice Jennifer.

    “Me cambió la vida darme cuenta de esto al comparar [mi situación] con la de otras personas que se esfuerzan tanto por obtener algo con lo que yo nací. Yo no tuve que hacer nada para conseguir mi nacionalidad, por lo que me tomo muy en serio mi deber como ciudadana y el modo en que puedo influir en el país en general”.

    Únete a una comunidad cada vez mayor que pone de manifiesto el poder de compartir en momentos de necesidad.

    La información de este artículo puede haber cambiado desde su publicación.

    Destacados

    • Airbnb colabora con organizaciones sin fines de lucro de confianza que ayudan a los refugiados a integrarse en la sociedad y continuar su vida en Estados Unidos.

    • Las organizaciones sin fines de lucro emplean a trabajadores sociales para orientar a las personas que acaban de llegar al país y ayudarlos a encontrar alojamiento, acceso a la educación y trabajo.

    • El programa Open Homes en Airbnb ayuda a encontrar alojamiento para refugiados y quienes buscan asilo mientras los trabajadores sociales buscan una solución a largo plazo.

    Airbnb
    18 de ene de 2019
    ¿Te ha resultado útil?