Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    Ser anfitrión ayuda a este ranchero de Texas a expandir su impecable tierra

    El Superanfitrión reinvierte sus ingresos en su gran rancho en Texas.
    Por Airbnb el 12 de mar de 2021
    Lectura de 4 min
    Actualizado el 28 de abr de 2021

    Destacados

    • Este ranchero recibe huéspedes en una moderna casa autosostenible ubicada en lo alto de una colina con vista a México.

    • Es anfitrión en Airbnb desde 2013 y usa sus ingresos para ampliar sus terrenos vírgenes.

    • Se considera un guardián de sus tierras y quiere transmitir esa tradición a sus hijos.

    Cuando el SuperAnfitrión Michael está en su rancho, en el sur de Texas, puede apuntar hacia cualquier dirección y decirte lo que hay en el horizonte. Conoce a sus vecinos por su nombre, sabe reconocer a las numerosas especies de animales salvajes de la zona e identifica a la perfección los contornos del extenso y accidentado paisaje. Ha vivido y viajado por infinidad de lugares distintos desde que era niño, pero este es su hogar.

    “Desde que era pequeño, he sentido un vínculo con este lugar”, cuenta. “Mi abuelo tenía ganado aquí. Probablemente fue entonces cuando me enamoré de estos terrenos y de su inmensidad, jugando a saltar las vallas cuando era niño ”.

    Gracias a su actividad como anfitrión, Michael pretende mantener la tierra intacta para el ganado y los animales salvajes que merodean por ahí. Cuando abre las puertas de su moderna casa con paredes de cristal a los huéspedes, tiene la esperanza de que la “sensación de estar rodeados de la calidez y la cultura de antaño” les resulte igual de transformadora que a él.

    La semilla de la soledad

    Michael creció entre dos mundos. Hijo de un ingeniero, cuando llegó a la adolescencia ya había vivido en más de una docena de países, pero los veranos los pasaba en los ranchos de su familia: el de un abuelo, en Texas, y el del otro, en México. Ya de adolescente, regresó a vivir a Texas.

    Michael pasaba semanas enteras sin más compañía que la de su ganado. Su vida era muy diferente al movimiento constante de su infancia, y llegó a comprender perfectamente lo poderosa que es la soledad.

    “La civilización tiene sus ventajas, pero también deja cicatrices y nos hace vivir de forma acelerada”, explica. “En mi opinión, esta tierra es de lo poco que queda intacto”.

    “En mi opinión, esta tierra es de lo poco que queda intacto”.
    Michael, Airbnb Superhost,
    Texas

    En el rancho, Michael está realmente conectado con la naturaleza. Se casó, tuvo dos hijos y se forjó una carrera de éxito en el ámbito de la investigación médica. Ahora divide el tiempo entre una casa frente a un lago en Fort  Worth y un departamento en Nueva York, pero esa conexión con la naturaleza es lo que le da energía y quiere que otras personas sientan lo mismo.

    El arte está en el paisaje

    En 2010, dos amigos de Francia compraron un rancho en la zona para construir una segunda casa. Michael accedió a echarles una mano. Cuando la pareja se divorció durante los dos años que duraron las obras, se hizo cargo del proyecto y de la propiedad.

    Prácticamente ya se había retirado del mundo de la medicina y se había centrado en el sector inmobiliario y en la actividad en el rancho, así que tomó la decisión de recibir huéspedes en la casa. Había utilizado Airbnb como huésped en sus viajes al extranjero y le encantaba la idea de ser anfitrión como forma de compartir lo que a uno más le gusta. Y a él le apasiona esta casa autosostenible que funciona con energía solar y que tiene unas paredes de cristal con unas magníficas vistas al paisaje infinito.

    Michael publicó el anuncio en el año 2013 y ya tiene casi 200 evaluaciones, todas fantásticas. Según uno de los huéspedes que se han quedado en la casa mediante Airbnb, es “uno de los lugares más hermosos y únicos del mundo”. Además, este viajero aseguroa que “al estar en un lugar tan remoto, te cambia el chip inmediatamente”. Otro huésped dice que su estancia ahí fue una “experiencia que nunca se le olvidará”.

    Pecaríes, cabras arruí, borregos cimarrones, aves rapaces y “todos los tipos de reptiles que puedas imaginar” deambulan por este tramo de Texas, que se encuentra en la zona del parque nacional Big Bend. “La verdad es que no tenía sentido poner obras de arte en esta casa”, dice Michael. “No se puede competir con la naturaleza.”

    Recibir a viajeros, custodiar la tierra

    Ser anfitrión permite a Michael compartir “unos de los terrenos más bonitos que jamás se han visto” y, al mismo tiempo, mantenerlos en su estado salvaje, ya que va adquiriendo más tierras, pero no aumenta el ganado.

    “Para mí, eso es lo importante”, explica Michael. “Airbnb no solo me da la oportunidad de compartir este lugar tan maravilloso, sino también de sacarle rentabilidad. Ser anfitrión me ha ofrecido una posibilidad única de criar al ganado de forma natural, en sintonía con la tierra. No explotamos el rancho de forma intensiva porque para nosotros todo es una cuestión de equilibrio. Cuando compramos más terrenos, desmontamos las vallas y lo dejamos todo abierto”.

    “Ser anfitrión me ha ofrecido una posibilidad única de criar al ganado de forma natural, en sintonía con la tierra... Es una cuestión de equilibrio”.
    Michael, Airbnb Superhost,
    Texas

    Michael quiere que su hijo y su hija hereden esa forma de vida. Por ahora, visita el rancho cada mes y una persona encargada del mantenimiento, los servicios de seguridad automatizados y la llegada autónoma que ofrece a los huéspedes le facilitan la logística.

    Michael aprecia mucho los vínculos que crea con los huéspedes. De hecho, hablan con frecuencia por teléfono, especialmente sobre las familias de pecaríes que recorren los terrenos. Además, ahora que es abuelo, se inventa tareas divertidas para los niños, como revisar los bebederos y buscar huellas de animales.

    “Los animo a vivir una pequeña aventura de la que siempre aprenden algo”, dice. Incluso los deja ponerles nombre a los becerros que nacen durante su estancia.

    Aunque muchos huéspedes van a visitar el parque nacional Big Bend, Michael dice que la mayoría deciden quedarse en el rancho.

    “Así me doy cuenta que lograron experimentar esa sensación de aislamiento, de reconectarse con la tierra y de llevar una vida sencilla”, afirma. “que más me gustan de ser anfitrión: lograr que la gente empiece a entender esta filosofía”.

    ¿Te gustaría hospedar en tu propio rancho o en otro alojamiento único?

    Destacados

    • Este ranchero recibe huéspedes en una moderna casa autosostenible ubicada en lo alto de una colina con vista a México.

    • Es anfitrión en Airbnb desde 2013 y usa sus ingresos para ampliar sus terrenos vírgenes.

    • Se considera un guardián de sus tierras y quiere transmitir esa tradición a sus hijos.

    Airbnb
    12 de mar de 2021
    ¿Te ha resultado útil?