Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    Cómo nuestro programa de Alojamientos para personal de emergencia COVID-19 ayudó a 3 miembros del personal de emergencia

    Déjate inspirar por estas enfermeras que acudieron a anfitriones de Airbnb para tener un lugar donde quedarse.
    Por Airbnb el 7 de jul de 2020
    Video de 5 min
    Actualizado el 27 de abr de 2021

    Destacados

    • El programa Alojamientos para personal de emergencia COVID-19 ofrece espacios a los profesionales que luchan contra la pandemia y que podrían tener problemas para encontrar un lugar para hospedarse

    • Una enfermera que trabaja en Italia asegura que el alojamiento que encontró fue “un refugio” que le permitía recargar las pilas.

    • Una enfermera de Misisipi que viajaba por trabajo agradeció contactar con su anfitrión mientras se encontraba en Míchigan

    Open Homes ahora es Airbnb.org

    El Programa Open Homes en Airbnb se ha convertido en Airbnb.org, una nueva organización sin fines de lucro clasificada como 501 (c)(3). Gracias por crear la comunidad de Open Homes con nosotros. Nos encanta tenerte a nuestro lado en esta nueva etapa.

    A través de nuestro programa Alojamientos para la crisis del coronavirus, muchos anfitriones están ofreciendo sus espacios al personal médico y de emergencias que ayuda a combatir la propagación de la COVID-19. Conoce tres inspiradores relatos de profesionales de emergencia COVID-19 que han trabajado en primera línea de la crisis y que encontraron un alojamiento para vivir mientras llevan a cabo su labor prinicpal.

    Un alojamiento para relajarse mientras trabaja en Roma

    Chiara trabaja como enfermera en Italia y se trasladó a Roma durante el pico de la pandemia que azotó al país. Se sorprendió al ver la ciudad prácticamente vacía. Cuando la había visitado en otras ocasiones, era un lugar caótico y lleno de vida, pero esta vez era una ciudad fantasma.

    Pero ella no iba como turista, sino a desempeñar una labor fundamental tratando a pacientes con COVID-19 en un hospital.

    Nunca había trabajado en nada parecido y las largas jornadas laborales acabaron afectando su mente. Le preocupaba la posibilidad de contagiarse y, al mismo tiempo, cuidar de los pacientes y actuar como mediadora entre ellos y sus familiares le provocó un gran desgaste emocional.

    Después de las largas jornadas de trabajo, Chiara necesitaba un alojamiento para relajarse y lo encontró a través de nuestra plataforma. “La iniciativa de Airbnb no solo me ha ayudado a mí, sino a muchos otros profesionales que luchan contra la pandemia”, asegura Chiara. “Tener una vivienda en este momento es contar con un refugio, un lugar al que puedo volver después de un duro día de trabajo”.

    Vuelve a casa, respira y recarga las pilas para regresar con más fuerza al día siguiente. “Animo a las personas que están pensando en abrir las puertas de sus espacios a los profesionales médicos a hacerlo. Los necesitamos. Tener acceso a un alojamiento es crucial para nosotros”.

    Un lugar tranquilo donde aislarse en Canadá

    Ji vive en Columbia Británica, Canadá, con sus padres de edad avanzada, que la ayudan a cuidar de su hija. Ha pasado muchas noches en vela buscando opciones de alojamiento accesibles para aislarse de su familia. Era una decisión difícil, pero sabía que era lo que debía hacer.

    Ji señala que, aunque los trabajadores sanitarios tienen la obligación profesional de cuidar a sus pacientes, “las familias no tienen por qué exponerse a un riesgo innecesario”. Además de llevar a cabo una tarea complicada en el hospital, estaba preocupada porque no sabía cómo mantener la distancia con su familia para evitar que se contagiaran, especialmente su padre, que padece inmunodepresión. La mejor opción era mudarse.

    Cada vez estaba más desesperada y se planteaba vivir en su coche cuando descubrió el programa de Airbnb. Poco después de verificar que trabajaba como enfermera en primera línea de la crisis, encontró un alojamiento en la plataforma donde podría sentirse como en casa. El espacio se encontraba a poca distancia del hospital y su anfitrión se ofreció a ayudarla a cualquier hora del día si era necesario.

    “No hay palabras para agradecerle que me invitara a vivir en su maravillosa casa, que está perfectamente equipada y es segura y tranquila”, asegura Ji. “Puedo descansar tranquilamente, siento que estoy haciendo todo lo posible para proteger a aquellos a quienes amo y llego a trabajar con sentimientos positivos”.

    Un hogar lejos de casa en Míchigan

    Brandi, terapeuta ocupacional en Misisipi. Antes de la pandemia, se dedicaba a ayudar a los pacientes a alcanzar la independencia funcional mientras se recuperaban de un traumatismo, un trastorno neurológico o enfermedad crónica.

    Ahora su trabajo consiste en ayudar a pacientes que se encuentran en esas mismas situaciones y que también han contraído la COVID-19, por lo que corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones. Los ayuda a mejorar la movilidad durante las primeras etapas y a recuperarse. Además, gracias a sus conocimientos, también viaja para atender a más pacientes.

    Brandi, terapeuta ocupacional en Misisipi.

    Cuando tuvo que desplazarse a Míchigan por trabajo, empezó a buscar un alojamiento, pero había oído que los sanitarios estaban teniendo problemas para encontrar vivienda por su labor combatiendo la pandemia. El programa Alojamientos para personal de emergencia COVID-19 le permitió contactar rápidamente a su anfitrión, John, que le ofreció “un espacio limpio y seguro”.

    Brandi anima a los demás profesionales médicos a utilizar el programa, porque “hay muchas opciones cerca de los centros médicos... y los anfitriones les recibirán con los brazos abiertos”.

    Únete a una comunidad cada vez mayor que pone de manifiesto el poder de compartir en momentos de necesidad.

    La información de este artículo puede haber cambiado desde su publicación.

    Destacados

    • El programa Alojamientos para personal de emergencia COVID-19 ofrece espacios a los profesionales que luchan contra la pandemia y que podrían tener problemas para encontrar un lugar para hospedarse

    • Una enfermera que trabaja en Italia asegura que el alojamiento que encontró fue “un refugio” que le permitía recargar las pilas.

    • Una enfermera de Misisipi que viajaba por trabajo agradeció contactar con su anfitrión mientras se encontraba en Míchigan

    Airbnb
    7 de jul de 2020
    ¿Te ha resultado útil?