Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    Conoce a los anfitriones de Florida que acogieron a las personas evacuadas por huracanes

    Estos anfitriones de Airbnb reunieron a una familia que estuvo separada durante la tormenta.
    Por Airbnb el 26 de ago de 2019
    Lectura de 7 min
    Actualizado el 7 de dic de 2020

    Destacados

    • A través del programa Open Homes, los anfitriones Bob y Juan ofrecieron a las personas evacuadas alojamiento gratuito durante los huracanes Irma y Michael

    • Una familia se reencontró en la casa de Bob y Juan después de estar separados durante el huracán Michael

    • Los anfitriones de Airbnb brindaron un refugio relajante mientras la familia decidía sus próximos pasos

    Open Homes ahora es Airbnb.org

    El programa Open Homes en Airbnb se ha convertido en Airbnb.org, una nueva organización sin fines de lucro clasificada como 501(c)(3). Gracias por crear la comunidad de Open Homes con nosotros. Nos emociona mucho que formen parte de esta nueva etapa.

    Cuando Jason y Karen tuvieron que separarse durante el huracán Michael, Bob y Juan, anfitriones en Open  Homes, los ayudaron a reunir a su familia.

    En octubre de 2018, después de que una tormenta tropical se convirtiera en un huracán de categoría 5 sobre el noroeste de Florida, Jason y Karen reunieron a sus hijos para refugiarse en Orlando.

    “Como buenos floridianos, somos un poco tercos cuando se trata de huracanes”, dice Jason, cuya familia vive en Fort Walton Beach, a unos cinco kilómetros de la costa. “En realidad, ni nos inmutamos a menos que sean categoría 3 o 4. Pero cuando la tormenta alcanzó la categoría 5, no dudamos ni un segundo: teníamos que irnos”.

    Cuando te das cuenta de que tienes que evacuar

    “Cerraron las escuelas durante dos días, lo que es inusual”, dice Karen, quien es maestra de teatro en una preparatoria local. “Fue entonces cuando supimos que era algo serio. Y queríamos estar juntos, por si pasaba una catástrofe”.

    El huracán Michael tocó tierra en el centro de Florida con vientos de 240 kilómetros por hora, arrasando con los techos, inundando las carreteras con agua de mar, derribando líneas eléctricas y poniendo en peligro barrios enteros. En ese momento, Jason estaba atrapado en un viaje de negocios a 10 horas de casa, mientras que Karen estaba con sus dos hijos. Muy pronto, la familia se dio cuenta de que los refugios cercanos estaban llenos y que los hoteles eran demasiado caros.

    “Revisé las apps de hoteles y vi que se estaban llenando rápido y que los precios se estaban saliendo de control, así que abrí Airbnb”, dice Jason. “Ahora, definitivamente parte de nuestro plan de evacuación consiste en revisar Airbnb antes que los hoteles. No queremos quedarnos atorados en la carretera intentando evacuar mientras llega la tormenta. Cuanto más esperes, habrá más gente tratando de evacuar.”

    Cuando abrió la aplicación de Airbnb en su teléfono, una notificación le preguntó si él o su familia se habían visto afectados por el huracán. Fue entonces cuando descubrió Open Homes, un programa que conecta a las personas afectadas por desastres con alojamientos gratuitos. La casa que encontró, un espacio de tres recámaras y tres baños, era accesible en coche y en la ubicación ideal para que la familia se reuniera.

    Encuentra refugio con anfitriones en Open Homes

    Jason y Karen se encontraron en su alojamiento Airbnb en Florida, justo al sur de Orlando, un lugar especialmente popular dada su proximidad a Disney World. La casa tenía una relajante ambientación playera, con muebles de tonos intensos y paredes de colores alegres.

    Los esposos Bob y Juan abrieron su alojamiento a través del programa por primera vez en 2016, y desde entonces han albergado a varias familias afectadas por los huracanes Irma y Michael. La pareja se casó hace siete años, pero llevan juntos más de una década; Bob está jubilado y administra sus propiedades, mientras que Juan recientemente lanzó un negocio de viajes a Ecuador orientado a la comunidad LGBT. Hasta la fecha, han recibido a más de 2000 personas de más de 35 países.

    “Cuando llegamos, se sintió como llegar a un hogar lejos de casa”, dice Karen. “Por supuesto que estábamos muy nerviosos por nuestra casa, pero fue agradable que nos quitaran ese estrés de encima. La alberca fue una sorpresa agradable”.

    Durante tres noches, la familia descansó, se reagrupó y monitoreó las noticias a medida que la tormenta se intensificaba. “En una situación estresante, nos sentimos cuidados”, dice Jason. “A través de una app, ni más ni menos”.

    A pesar de que Bob y Juan estaban en casa en Fort Lauderdale, aun fueron capaces de marcar la diferencia a distancia. Juan se mantuvo muy en contacto con Jason y con frecuencia se aseguraba de que su familia estuviera bien. “Todavía existe ese sentido de responsabilidad de tener huéspedes en tu casa”, dice Bob, “Incluso si están huyendo de circunstancias peores, sigues pensando que ojalá no les pase nada”.

    Prepárate para la temporada de huracanes

    Normalmente, Jason y Karen se preparan para la temporada de huracanes abasteciéndose de alimentos no perecederos y llenando su tina con agua y hielo extra. “Si te esperas hasta que todos vayan a las tiendas, te encuentras los estantes vacíos”, dice Karen. “Guardamos baterías, linternas y cargadores manuales que funcionan con baterías para nuestros teléfonos en caso de que haya algún apagón”.

    Juan y Bob se prepararon para recibir a la familia de Jason y Karen como lo harían con cualquier otro huésped de Airbnb. “Cuando viajamos, todos buscamos un lugar donde podamos sentirnos como en casa”, dice Juan, señalando que este caso no fue diferente. “Un lugar limpio, donde nos sintamos bienvenidos y sepamos que vamos a estar a salvo”.

    Vuelve a casa después de la tormenta

    Cuando Jason y Karen regresaron a su casa más tarde esa semana, no encontraron daños significativos, pero muchas personas en su comunidad no tuvieron la misma suerte. “Les tomará años reconstruir y recuperarse”, dice Jason. “Las noticias ya no hablan de ello, pero todavía hay personas cuyas casas fueron demolidas y que viven en tiendas de campaña en Panama City”. Al menos 36 personas murieron durante el huracán Michael, el huracán más destructivo en la zona desde 1992.

    “Hay algo gratificante en ayudar a alguien sin esperar nada a cambio”, dice Juan. “Jason se ofreció a pagar un par de veces y le dijimos: No hace falta. Sabemos que fueron desplazados y estamos encantados de ayudarles”.

    “Si alguna vez estuviéramos en su situación, enfrentándonos a la amenaza de un huracán, sería bonito saber que podemos contar con Open Homes”, dice.

    Únete a una comunidad cada vez mayor que pone de manifiesto el poder de compartir en momentos de necesidad.

    Es posible que la información de este artículo haya cambiado desde su publicación.

    Destacados

    • A través del programa Open Homes, los anfitriones Bob y Juan ofrecieron a las personas evacuadas alojamiento gratuito durante los huracanes Irma y Michael

    • Una familia se reencontró en la casa de Bob y Juan después de estar separados durante el huracán Michael

    • Los anfitriones de Airbnb brindaron un refugio relajante mientras la familia decidía sus próximos pasos

    Airbnb
    26 de ago de 2019
    ¿Te ha resultado útil?