Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    Enfrenta los posibles retos de ser anfitrión

    Descubre cómo anticiparte a los desafíos de ser anfitrión y cómo abordarlos rápidamente.
    Por Airbnb el 11 de dic de 2019
    Lectura de 3 min
    Actualizado el 13 de sept de 2021

    Destacados

    • Ten a mano la información de contacto de un plomero, un electricista y un coanfitrión para facilitar la resolución de problemas

    • El mantenimiento de rutina ayuda a mantener tu espacio en buen estado

    • La comunicación abierta y la empatía pueden ayudarte a prevenir malentendidos y a manejar los desafíos

    A pesar de hacer tu mejor esfuerzo, a veces se presentan problemas. Tal vez un huésped no encuentre la llave que le dejaste o haya problemas con las tuberías. Aunque es muy raro que se presente un problema grave, los anfitriones exitosos planean hasta lo inesperado.

    Diana, una Superanfitriona de Oakland, California, nos explica cuál es la mejor forma de manejar momentos difíciles como anfitriona.

    1. Reúne un equipo de apoyo

    Brindar servicios de anfitrión está estrechamente vinculado con el concepto de comunidad, y eso incluye a las personas que te dan una mano para que todo vaya sobre ruedas.

    “Siempre tenemos a mano el nombre y el número de teléfono de un plomero, un electricista y un limpiador de casas”, dice Diana. Y, cuando está fuera de la ciudad, cuenta con la ayuda de su hermana, que es su anfitriona de guardia. “Nunca nos quedamos varados si surge un problema”.

    Siempre tenemos a mano el nombre y el número de teléfono de un plomero, un electricista y un limpiador de casas.
    Diana,
    Oakland, California

    2. Realizar mantenimiento de rutina

    Saber reaccionar con rapidez si se rompe una tubería o si la calefacción deja de funcionar está muy bien. Pero hay una opción mejor: Evitar que el problema suceda en primer lugar.

    “Tengo una lista de verificación de mantenimiento que reviso todos los años”, dice Diana. “Algunas de estas tareas las hago yo misma y para el resto contrato a profesionales. Cada espacio es diferente, pero es importante saber identificar lo que el tuyo necesita para que esté siempre en perfecto estado para los huéspedes”.

    La lista de verificación anual de mantenimiento de Diana incluye:

    • Limpiar las canaletas de hojas y otros escombros
    • Verificar que todas las unidades de calefacción, ventilación y aire acondicionado estén funcionando
    • Limpiar los tragaluces de difícil acceso para garantizar una buena iluminación

    3. Haz de la comunicación una prioridad

    La comunicación efectiva con los huéspedes consiste en ser honesto y realista.

    “Para mí es fundamental no prometer de más, sino hablarlo todo y dejar las cosas claras”, dice Diana. “Cuando surge un problema y aún no tengo una solución, le digo al huésped lo que estoy haciendo para resolverlo”.

    Así que cuando se le rompió una tubería justo antes de que llegara un huésped, Diana no dudó en hacer una llamada telefónica.

    “Llamé al huésped y le dije que estábamos solucionando la situación y le pregunté si podíamos retrasar la hora del check-in”, dice Diana. “También les ofrecí hacer el check-out más tarde, que les encantó, y dejé una botella de vino y una nota de agradecimiento. Para muchos huéspedes, la comunicación abierta y las pequeñas muestras de agradecimiento, ya sea un vino o una tarjeta de regalo para una cafetería local, son de gran ayuda”.

    Para mí es fundamental no prometer de más, sino hablarlo todo y dejar las cosas claras.
    Diana,
    Oakland, California

    4. Escucha y muestra empatía

    “Tenemos puertas muy complicadas que los huéspedes a menudo no saben cómo abrir, a pesar de que incluí instrucciones en nuestro manual de la casa e instrucciones para hacer el check-in”, dice Diana. “Cuando esto sucede, dejo que me cuenten el problema y luego les explico paso a paso lo que tienen que hacer, ya sea por teléfono o en persona”.

    Algunas cosas que Diana ha aprendido al escuchar a sus huéspedes a lo largo de los años son:

    • Proporcionar un acceso sin llave para que el check-in sea más fácil
    • Iluminar bien la entrada ayuda a que los huéspedes puedan acceder al alojamiento con seguridad cuando ya es de noche
    • Solicitar información sobre el viaje por adelantado y recordarles las horas de check-in y check-out
    No me canso de decir lo importante que es escuchar, adoptar una actitud comprensiva; en definitiva, mostrar un poco de humanidad.
    Diana,
    Oakland, California

    5. Anticípate a los problemas habituales

    Los anfitriones expertos equipan sus espacios con elementos de seguridad como detectores de humo y de monóxido de carbono, un extinguidor y un botiquín de primeros auxilios. Muchos viajeros utilizan filtros para buscar propiedades que tengan estas características, así que asegúrate de agregarlas a la lista de verificación de comodidades de tu alojamiento.

    Destacados

    • Ten a mano la información de contacto de un plomero, un electricista y un coanfitrión para facilitar la resolución de problemas

    • El mantenimiento de rutina ayuda a mantener tu espacio en buen estado

    • La comunicación abierta y la empatía pueden ayudarte a prevenir malentendidos y a manejar los desafíos

    Airbnb
    11 de dic de 2019
    ¿Te ha resultado útil?